Las emociones son una respuesta neurofisiológica a un estímulo interior o exterior que pueden ser activadas por lo que 

pensamos, recordamos, imaginamos y por lo que percibimos a través de nuestros sentidos, en referencia a lo que vemos, oímos, sentimos a través del tacto e incluso por el aroma que percibimos como aroma.

El sentido del olfato es el que está asociado más directamente con el cerebro como vía rápida de la recepción de un aroma que puede influir positivamente en el produciendo efectos terapéuticos además en sistema límbico que es conocido como el “cerebro emocional”.

Así como el aroma de las rosas puede evocar el amor y el olor a cítricos a recuerdos de tardes de verano, los aceites esenciales de la Aromaterapia funcionan como equilibrantes, reguladores y activadores en relación a la conducta, sentimientos, actitudes y en la forma como podemos experimentar nuestras emociones.

Los aceites esenciales son volátiles por lo que sus moléculas aromáticas son fácilmente captadas en el aire y transportadas vía la cavidad nasal hacia el cerebro emocional que es precisamente donde se maneja la memoria, la regulación del enojo, la activación del miedo, los recuerdos e incluso vía para la toma de decisiones.

De ahí la importancia de utilizar aceites esenciales verdaderamente terapéuticos, de calidad natural y orgánica para que nuestro cuerpo pueda recibir todos los beneficios que pueden brindar a nivel físico, mental y emocional.

El estrés, la ansiedad y la depresión sigue siendo consideradas como enfermedad de nuestro siglo que ya no pueden ser combatidas simplemente tomando medicamentos, es por eso que cada vez un grupo mayor de personas por no decir que todos padecen de alguna de estas manifestaciones a nivel emocional.

Aunque existen diferentes profesiones como altos directivos, empresarios, médicos, atención a clientes, ejecutivos, madres de familia, abogados, taxistas y maestros que pudieran requerir de mayor regulación emocional, la lista cada vez es más larga pues ahora incluso niños están viviendo altos niveles de estrés y ansiedad.